Hielo ártico: previsiones de expertos para el mínimo del verano 2012

Desde el año 2008, todos los veranos se vienen publicando una serie de predicciones de distintos equipos de investigación científica sobre el Ártico, en las que ofrecen el que a su juicio es el valor más probable para el mínimo estival de extensión de la banquisa durante ese verano, usando distintas técnicas estadísticas, modelizaciones, etc.

Estos pronósticos se producen en el marco de la iniciativa “SEARCH (Study of Environmental Arctic Change) Sea Ice Outlook“.

El objetivo de esta iniciativa no es tanto proporcionar pronósticos fiables, como poner a disposición del público e investigadores la información científica más reciente sobre el hielo ártico. Se produce además una puesta en común anual de las investigaciones y datos de los distintos equipos científicos, permitiendo ver qué tipo de análisis funcionan mejor, qué datos son más significativos, cuáles faltan y serían necesarios, etc.

Ayer mismo se publicó la primera ronda de pronósticos para el verano de 2012. Todos estos pronósticos están realizados contando con los datos observados hasta el 4 de junio, y lo que tratan de acertar es la extensión media mensual de septiembre según los datos del NSIDC (igual que hicimos hace unos días con la encuesta abierta en este blog).

Vemos los pronósticos en esta gráfica, con las columnas mostrando la predicción de cada equipo (pinchar en la imagen para verla a mayor tamaño):

Todas las predicciones oscilan entre 4.1 y 4.9 millones de km2. La media de las predicciones se sitúa en 4.4 millones de km2. De ello podemos deducir que todos estos análisis apuestan por una cierta continuidad en los valores registrados con posterioridad al mínimo de 2007, a partir del cual se podría decir que los mínimos de verano de la banquisa ártica se han situado en un nivel distinto, claramente más reducido que el anterior a 2007, a causa probablemente del menor porcentaje de hielo multianual existente desde entonces, y de una mayor movilidad y facilidad de deriva de la banquisa.

Lo vemos en esta gráfica proporcionada por el NSIDC con la extensión media mensual de la banquisa ártica en septiembre entre 1979 y 2011:

El verano de 2009 destacó por presentar la extensión mínima más elevada del período 2007-2011, con 5.39 millones de km2. Ninguna de las predicciones de los expertos plantea tampoco un escenario como el de aquel año.

Ya veremos qué ocurre. En 2008 y 2009 la mayoría de las predicciones tendieron a subestimar la resistencia de la banquisa ártica, apostando por mínimos inferiores a 2007, cosa que finalmente no se cumplía. En los dos años siguientes, 2010 y 2011, la fiabilidad de las predicciones parece haber mejorado algo, situándose la media de las previsiones bastante cercana al valor finalmente observado. Este año esa media se sitúa en 4.4 millones de km2, lo que supondría andar cerca del record mínimo de 2007… y ya veremos si lo que ocurre en septiembre es similar a esta media o no.

Además de las condiciones de partida del hielo y del océano que lo circunda, las condiciones meteorológicas concretas y los patrones de circulación atmosférica que predominen en el Ártico este verano serán claves para determinar hasta donde llegue el mínimo. Y son muy difíciles de predecir.

Como añadido a estas predicciones generales, también se han publicado otras regionales, por lo que habrá ocasión de hablar más de todos estos asuntos.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Ártico, Mínimos de verano, Pronósticos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s