Banquisa ártica en septiembre de 2012: en su récord mínimo

Tras superarse ya en agosto el record mínimo de extensión de 2007, a mediados de septiembre la banquisa ártica alcanzó su extensión minima de este verano. El 16 de septiembre según los datos del NSIDC, con 3.41 millones de km2. El 17 de septiembre para JAXA, con 3.49 millones de km2 (la diferencia se debe a los distintos sensores y algoritmos usados por cada organización).

En cualquier caso, unos 700.000 km2 por debajo del anterior record mínimo diario alcanzado en 2007.

En esta imagen vemos comparados los mínimos diarios de 2007 y 2012 según los mapas del NSIDC (en gris claro, las zonas con hielo tanto en 2007 como en 2012; en gris oscuro, las zonas con hielo en 2007 pero no en 2012; y, en blanco, las zonas con banquisa en 2012 pero no en 2007):

En 2012 ha sobrevivido más hielo en alguna zona del Artico central, pero menos en el Archipiélago Canadiense así como en los mares de Beaufort y Laptev y en sus zonas adyacentes.

La extensión media mensual de septiembre 2012 es también el record mínimo de toda la serie de observaciones por satélite. Lo vemos en esta gráfica del NSIDC mostrando la extensión media mensual del hielo marino ártico en el mes de septiembre entre 1979 y 2012:

Desde el NSIDC nos indican también que el nuevo record mínimo de este año se produce a pesar de que las condiciones meteorológicas y de circulación atmosférica durante el verano de 2012 han sido menos conductivas para la pérdida de hielo de lo que lo fueron en el de 2007, concluyendo que el nuevo record es posible gracias a que ahora la banquisa ártica tiene un menor grosor medio del que tenía en 2007, lo que se relaciona en gran medida con la menor cantidad de hielo multianual.

Lo que expone el NSIDC es cierto. Sin embargo, en todos los veranos entre 2008 y 2011 la banquisa ya tenía menos hielo multianual y un menor grosor medio que en 2007. Así, probablemente, el nuevo record mínimo haya sido posible también gracias a que las condiciones meteorológicas y de circulación atmosférica durante el verano de 2012 han sido más desfavorables para la banquisa de lo que lo fueron en los cuatro veranos anteriores.

Primero, veamos las anomalías de temperatura del aire cerca de la superficie entre el 1 de junio y el 31 de agosto de 2012 respecto a la media 1981-2010 en este mapa procedente de los reanálisis NCEP/NCAR:

Muy cálido en Beaufort y Baffin; en general, también cálido en todo el Ártico central. Pero ¿más o menos cálido que en 2008-2011? Podemos comprobarlo en el siguiente mapa en el que se comparan las anomalías del verano 2012 con la media 2008-2011:

2012 minus 2008 2011 arctic summer temperature

Se observa como este verano ha sido más cálido que los cuatro anteriores en la zona de Baffin-Labrador, también en el mar de Beaufort y en el norte del mar de Chukchi, así como en la mayor parte del Ártico Central.

Pero ¿estas temperaturas más altas han causado un mayor deshielo, o ha sido a la inversa?

Para responder, quizá deberíamos fijarnos en las zonas donde se produjo el retroceso más temprano y donde se arrastraba un mayor déficit de hielo: Barents y Kara. Allí, las temperaturas del aire han estado más próximas a valores normales; esto nos indica que la causa de las temperaturas más cálidas en las zonas citadas anteriormente no es la ausencia de hielo en las mismas, sino el patrón imperante de circulación atmosférica durante el verano. Podemos verlo en este mapa con la presión media a nivel del mar en junio-agosto 2012:

slp arctic 2012

El verano de 2012 ha estado caracterizado por la persistencia de intensas altas presiones en la zona de Groenlandia y el Archipiélago Canadiense, junto al predominio de bajas presiones en el sector siberiano del Océano Ártico y en Alaska. La consecuencia de este patrón ha sido la advección de aire cálido hacia Baffin, Archipiélago Canadiense, Beaufort y buena parte del Ártico Central.

Por otra parte, la profunda borrasca que recorrió el sector pacífico del Ártico a principios de agosto supuso otro factor decisivo para el record mínimo de este verano, propiciando una enorme fragmentación y dispersión del hielo superviviente en esas zonas, que terminó por desaparecer casi completamente en las siguientes semanas.

Otro factor importante a observar al final del verano es la edad del hielo superviviente. En la siguiente imagen procedente del NSIDC podemos ver sendos mapas comparando la edad del hielo superviviente al final de los veranos de 2007 y 2012, acompañados en su parte inferior por una gráfica mostrando la evolución en la extensión de la banquisa ártica en septiembre clasificada según su edad entre 1983 y 2012:

Se observa un bajón importante este verano en la cantidad de hielo multianual, pero todavía se quedaría por encima de 2008 si exceptuamos el hielo que acaba de sobrevivir a su primer verano.

Por tanto, en cuanto a hielo multianual y exceptuando la banquisa que acaba de sobrevivir a su primer verano, el récord mínimo de 2012 no parecería haber causado el salto a un escalón inferior al de 2008-2011.

No obstante, hay que recordar que tras el verano de 2007 la masacre para el hielo multianual se completó durante el invierno siguiente, a causa de una elevada exportación del mismo a través del estrecho de Fram. Así, con el invierno por delante, habrá que esperar a ver cuánto del hielo multianual actualmente superviviente sigue en el Ártico dentro de unos ocho meses, cuando comience la nueva temporada de deshielo.

Otro factor a tener en cuenta al final de verano son las anomalías de temperatura de la superficie oceánica en el Ártico. En estos mapas de la NOAA podemos observar las anomalías medias de la temperatura de la superficie oceánica en los meses de agosto de 2007 y 2012 respectivamente:

En general, las anomalías en el Océano Ártico parecen mayores en 2007 que en 2012, sobre todo en el sector Pacífico. Esto podría indicar una menor acumulación de calor en el océano, lo que quizá podría permitir una recongelación algo más rápida que entonces.

Tras el verano de 2012, la banquisa ártica permanece en una situación de debilidad y vulnerabilidad. No obstante, y en cuanto al corto plazo, queda la duda de si 2012 supondrá un nuevo salto hacia un escalón inferior, como ocurrió tras 2007, o si en los próximos años la banquisa podrá retornar a las cifras de extensión del escalón 2008-2011.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Ártico, Hielo multianual, Mínimo 2007, Mínimos de verano, NSIDC: actualizaciones mensuales y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Banquisa ártica en septiembre de 2012: en su récord mínimo

  1. Pingback: Banquisa en el Ártico: invierno 2012-2013 | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

  2. Pingback: 2013: buen verano para la banquisa ártica | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s