Hielo multianual en el Ártico, marzo 2010

Comparativa: hielo multianual según el satélite Quikscat el 1 de marzo de 2009 (desde verde clarito hasta rojo oscuro) y un año después, 4 de marzo de 2010, hielo multianual (en blanco) según el satélite Ascat (Quikscat ya no está operativo):
null

Parece que hay algo más de hielo multianual que hace un año.
Para facilitar la comparación entre las dos imágenes (dificultada por el cambio en el código de colores) dejo también el último mapa disponible de Quikscat, del pasado 21 de noviembre:
null

Comparándolo con el mapa de ASCAT del 4 de marzo, parece que durante el invierno el hielo multianual ha mantenido bastante su posición, sólo recirculando algo en el interior del Ártico, y sin que se halla perdido demasiado hielo multianual expulsado por el estrecho de Fram. Esto sería un efecto de las condiciones de deriva y circulación del hielo asociadas a la Oscilación Ártica negativa (AO-) que ha sido dominante este invierno y que ya hemos tratado en anteriores entradas.

Esto supone buenas noticias de cara al verano, pues cuanto más hielo multianual tenga el Ártico más resistente al deshielo estival será la banquisa en su conjunto. Esto vale siempre que no cambien demasiado las tornas en los próximos meses y no se produzcan grandes desalojos de hielo multianual.

A ojo yo diría que actualmente hay unos 3.5 ó 4 millones de km2 de hielo multianual, frente a los 2.5 millones de km2 de hace un año por estas fechas. Pero para ir comprobando y concretando más estos datos habrá que esperar a lo que nos vayan contando desde el NSIDC y otras fuentes científicas.

Incluyo también una animación con el hielo multianual según Quikscat a 1 de marzo de los años 2000 a 2009. [Recordemos que en 2010 este satélite ya no se encuentra operativo, para hacernos una idea de 2010 tenemos que recurrir a las imágenes que mostrábamos antes de Ascat (4 marzo) y Quikscat (21 noviembre)]:
null
—————————————————————————————————————————————-
¿Por qué es tan importante el hielo multianual?
El componente más característico de la banquisa ártica es el hielo multianual, es decir, aquel que sobrevive al menos a un verano.

El hielo multianual acumula espesor en sucesivos inviernos, en los que chocan y se solapan sus placas, y se compacta alcanzando importantes espesores, lo que le facilita resistir sin derretirse los veranos. Tan sólo se descongela cuando, por el constante movimiento de la banquisa ártica a causa de vientos, mareas, etc., es expulsado hacia latitudes más cálidas De esta forma, el hielo multianual del Ártico se va renovando, siendo hasta hace poco su edad media de entre 3 y 7 años. Su espesor es variable, digamos que oscila entre 2 y 5 metros normalmente.

Este hielo multianual está a la deriva (drift ice) en el centro del Ártico, y se mueve constantemente, en ocasiones toca la costa de Alaska y otras la de Siberia, y otras veces las dos, o ninguna. Los huecos que ha dejado el pack multianual en verano se rellenan en otoño e invierno con hielo estacional. Al llegar el verano, este hielo estacional se derrite con más facilidad que el multianual por ser aún de menor espesor, menor compactación y más débil (el hielo multianual y el estacional también pueden mezclarse por la constante deriva del hielo).

El método más claro para calcular la extensión del hielo multianual es observar el valor mínimo alcanzado al final del verano, cuando todo el hielo superviviente deviene, por definición, multianual. Su extensión se ha reducido desde unos 7 u 8 millones de km2 a principios de los 80 hasta los entre 4 y 6 millones de km2 de los últimos años.
null

La limitación de este método es que durante el otoño, invierno y primavera también puede perderse hielo multianual al ser expulsado hacia el Atlántico, por lo que si queremos ir conociendo su evolución durante el resto del año, tendremos que recurrir a los productos de satélite que permiten la diferenciación entre hielo multianual y estacional, como los que hemos usado al principio de esta entrada.

Según Ignatius Rigor, la fase de AO+ de los 80 y 90 habría provocado drásticos cambios en la composición del hielo ártico, pues la mayor parte del hielo multianual, más grueso y firme, habría abandonado el Océano Ártico, dejando en su lugar hielo de formación anual, de mucho menor espesor y más débil. Esto habría sido uno de los factores que habrían permitido el desplome de los mínimos estivales en la primera década del siglo XXI, cuando un hielo multianual ya reducido sufrió la irrupción como patrón dominante de la “Dipole Anomaly”: altas presiones al norte de Alaska y Canadá y bajas sobre Siberia Oriental, intensificando el carril central de desalojo de hielo hacia el estrecho de Fram: la Deriva Transpolar.

Fuentes:
Quikscat
Ascat
NSIDC

Esta entrada fue publicada en Ártico, Hielo multianual y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Hielo multianual en el Ártico, marzo 2010

  1. Josep Tomàs dijo:

    ¿Crees que las fases de AO+ durante los 80-90 fueron debidos a la acción del augmento de la temperatura?

    Continua con tu blog muchos lo tenemos ya entre los favoritos al conectoprnos a la red.

    Saludos
    Josep

  2. Muchas gracias Josep.
    Hay especulaciones de que el calentamiento global antropogénico, vía aumento de la temperatura de la superficie oceánica en zonas tropicales, incidiría mediante teleconexiones en una tendencia hacia AO/NAO+.
    Pero personalmente, creo que buena parte de esa fase de AO+ se habría debido a oscilaciones multidecenales naturales, como las fases de AMO y la circulación termohalina.
    Ya hemos visto como se las ha gastado la AO este invierno, habrá que seguir observando.
    Saludos!

  3. Metragirta dijo:

    Interesante esa mayor cantidad de hielo multianual. De todas formas, en su amplia mayoría sería hielo de segundo año ¿Existen estudios de como se comporta éste frente al deshielo estival?

    • Mejor que el de primero… jeje.
      No, en serio, si encuentro algo más sobre el tema luego lo comento.

      Yo casi lo consideraría a medio camino entre de segundo y tercer año. Como mencionas la mayoría es hielo que ha sobrevivido a dos veranos, por lo que técnicamente sería de segundo año, pero ya a tres inviernos, que es cuando gana espesor.
      Aquí se puede ver la edad del hielo al final de los veranos de 2007, 2008 y 2009:

      Buena parte de ese hielo predominantemente de segundo año (azul) que sobrevivió al verano de 2009 (hielo formado durante el otoño-invierno 2007-2008) parece haberse mantenido en el Ártico, por lo que afrontaría la temporada de deshielo ya con tres inviernos de vida, y 3 años naturales de edad desde que se formó.

      Saludos!!

  4. jmarqui dijo:

    huevo, gallina, gallina, huevo, … nada nuevo cuando uno se adentra de verdad en los escollos del análisis.

    Lo digo por la AO, un reflejo mas de que algo oculto ocurrió en los 90, o antes. Acción, reacción, … respuesta dilatada en el tiempo, inercias.

    En el sinfín de causas-efectos (que al vex son efectos-causas) algunas interacciones parecen mas claras, pero son solo las superficiales, solo las que nuestro raciocinio nos deja llegar.

    Las teorias no me convencen, ni las ortodoxas ni las heterodoxas. Gracia mes hace el que se autoconvence de haber dado en el clavo, indiferencia me provoca el que se encarniza en defender una postura.

    Mientras toda sigue sus infinitos cursos, por los que solo queda la admiración.

    Saludos diablín.

  5. Pingback: Ártico: Hielo multianual en 2010 « Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

  6. Pingback: Ártico: hielo multianual en marzo 2011 | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s