Islandia y la banquisa: historias de vecinos (I)

La posición de la banquisa en los alrededores de Islandia oscila normalmente desde mar abierto en el estrecho de Dinamarca a finales de verano, hasta una posición del hielo a medio camino entre la costa de Groenlandia y la de Islandia a finales de invierno.
Extensión media en marzo, 1976-2006. El verde es hielo a baja concentración, el azul claro marca la transición con mar abierto:
null
Extensión media en septiembre, 1976-2006:
null

Mucho de este hielo proviene del Océano Ártico, siendo arrastrado por la corriente del este de Groenlandia, aunque también hay hielo formado en el propio mar de Groenlandia, en invierno incluso en la parte más meridional del mismo.

Sin embargo, la causa final de que la banquisa pueda introducirse en las rutas marinas que circundan Islandia, o incluso tocar sus costas, es el efecto de los vientos dominantes, que dependen de la configuración de los centros de acción atmosférica en el Atlántico Norte.
Cuando hay una mayor formación y presencia de hielo en el mar de Groenlandia, es más probable que estos patrones de viento terminen permitiendo que la banquisa visite las costas de Islandia.

Resumiendo, las condiciones de la banquisa alrededor de Islandia vienen determinadas por una compleja interacción entre la cantidad de hielo en el mar de Groenlandia, condiciones oceánicas previas en la zona (temperatura de la superficie, estratificación, corrientes), posición de los centros de presión atmosférica y temperaturas en la zona.

Aparte de la banquisa, los icebergs provenientes de los glaciares de Groenlandia son también visitantes habituales de la costa norte de Islandia, sobre todo en otoño.

Tomando un poco de perspectiva temporal, en la siguiente gráfica tenemos la evolución de la temperatura del océano al norte de Islandia en los meses de verano en los últimos 2000 años, reconstruida a partir de sedimentos marinos de alquenomas. Cuanto más frías sean las temperaturas, más probable es la presencia frecuente de banquisa en la zona:
null

La reconstrucción acaba a principios del siglo XX. Se ha añadido una línea verde que indica la temperatura media en esa zona en la actualidad (finales del siglo XX, principios del XXI).

Podemos observar como en torno al inicio de la era cristiana las temperaturas en la zona eran similares a las actuales, lo que permite suponer que la presencia de banquisa sería parecida a la de las últimas décadas. En los siglos siguientes se produce un enfriamiento que dura hasta aproximadamente el siglo X.
Entonces, nos encontramos con un período de tres siglos consecutivos en los que la temperatura era similar a la actual, lo que permite pensar en una presencia de banquisa reducida, y más teniendo en cuenta la duración del período. Esta época es conocida como el Período Cálido Medieval, en ella se produjo la colonización de Islandia por los vikingos, que durante varios cientos de años encontraron unas condiciones relativamente favorables para la navegación en la zona, que incluso les permitieron establecer asentamientos en la costa de Groenlandia.

En el siglo XIV se registra un brusco descenso de la temperatura, que se mantendrá en los dos siglos siguientes. En este contexto los asentamientos en Groenlandia desaparecen, y los habitantes de Islandia comienzan a recibir la visita del hielo marino con más frecuencia.
Las condiciones se agudizan a partir del siglo XVII, de tal forma que el período más frío iría desde finales del siglo XVIII hasta principios del XX, período en el que la banquisa se torna más habitual en las costas de Islandia, como veíamos en la gráfica de la anterior entrada:
null

En este mapa correspondiente a mayo de 1695, la línea roja indica el borde exterior del hielo:
null

Aquel año, como otros de la época, la banquisa permaneció rodeando casi por completo Islandia durante varios meses consecutivos. La presencia de hielo afectaba a la vida de la gente: se dificultaba enormemente la navegación y el comercio, así como las salidas pesqueras, tanto por la dificultad de navegar sorteando el hielo como por el desplazamiento o reducción de los propios bancos de pesca. En aquel año de 1695: “murieron muchas ovejas y caballos por todos lados; la mayoría de la población debió sacrificar la mitad de su ganado para ahorrar heno y para comer, pues el hielo impedía la actividad pesquera”.

Avanzando hacia el presente, gráfica detallando la presencia de hielo entre los años 1880-1990:
null
Aquí vemos como el hielo marino visitaba asiduamente las costas de Islandia a finales del siglo XIX y principios del XX, en el período más frío en la zona de los últimos 2000 años.
Mapas de 1834 y 1888, como ejemplo del hielo en las costas de Islandia:
null
null

Las cosas cambian bruscamente en los años 20 del siglo pasado, convirtiéndose estas visitas del hielo en un fenómeno casi olvidado.

Sin embargo, en los años 60 y 70, la banquisa vuelve a irrumpir con más frecuencia.
Como ejemplo, este mapa corresponde a abril de 1968, vemos la costa norte y este de Islandia totalmente rodeada por la banquisa:
null

Una fotografía de aquellos días en la costa islandesa:

A partir de los años 80 de nuevo la presencia de hielo marino en la costa de Islandia vuelve a hacerse un fenómeno más raro. Esta evolución coincide con la de las temperaturas en el Ártico en conjunto, con fuerte calentamiento en los años 20 del siglo pasado, enfriamiento posterior entre 1950-1980 y de nuevo fuerte calentamiento desde entonces hasta la actualidad.

En la próxima entrada, concluiremos con este tema mostrando algunos ejemplos de presencia de hielo marino en las cercanías o en la propia costa de Islandia en estos últimos años.

null

Fuentes:
Impacts of sea-ice variation on communities in Iceland: from the past to the future
Sea ice incidents in Icelandic waters and their monitoring
CO2 Science
Decadal variability of sea surface temperatures off North Iceland over the last 2000 years
ACSYS
FAGAN, Brian: “La pequeña edad de hielo: cómo el clima afectó a la historia de Europa (1300-1850)”. Barcelona: Gedisa, 2008. ISBN 9788497841344

Esta entrada fue publicada en Historias en el hielo, Islandia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Islandia y la banquisa: historias de vecinos (I)

  1. jmarqui dijo:

    magnífica exposición, como todas.

  2. Pingback: Hielo ártico: balance del verano 2010. I. El contexto | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s