Deriva de la banquisa ártica en marzo 2010

Hace aproximadamente un mes dábamos cuenta de la deriva de la banquisa ártica en febrero que durante ese mes se caracterizó por un Giro de Beaufort fortalecido y expandido, y una Deriva Transpolar suprimida casi totalmente. Así, se limitaba la expulsión de hielo, sobre todo multianual, hacia el Atlántico, y se favorecía la recirculación del mismo en el interior del Ártico. Este patrón de deriva se debía a la fuerte AO/NAO negativas del pasado invierno.

En este mapa publicado por el NSIDC se observa la deriva media del hielo durante marzo 2010:
null

Observamos como en el mes de marzo, con una Oscilación Ártica (AO) que ha retornado a valores más neutros, la deriva del hielo ártico ha vuelto a patrones más habituales, con el resurgimiento de la Deriva Transpolar y, en consecuencia, una mayor expulsión de hielo a través del estrecho de Fram que en los meses anteriores.

Aquí vemos comparadas la deriva media en febrero y en marzo:
null

Durante el mes de abril, la AO ha continuado en un estado bastante neutro, por lo que en principio cabe esperar que la deriva del hielo se halla mantenido en parámetros relativamente próximos a los de marzo. Más expulsión de hielo que durante el invierno, aunque de todas formas de momento esta expulsión no parece ser excesivamente fuerte, comparándola con lo habitual climatológicamente y con lo sucedido en años inmediatamente anteriores.

En su última actualización desde el NSIDC también mencionan que en pasadas décadas, un fuerte Giro de Beaufort como el observado este invierno favorecía la retención y acumulación del hielo multianual en el Ártico. Sin embargo, en años recientes parte del hielo multianual atrapado en dicho giro no ha sobrevivido al verano, por lo que las condiciones meteorológicas de esta estación estival podrían ser claves para la supervivencia o no de ese hielo multianual.

Quizá lo ocurrido en los últimos años y lo que pueda pasar este verano con el hielo del Giro de Beaufort, además de por las condiciones meteorológicas, también ha podido y puede estar influido por la fuerza y temperatura del flujo de agua pacífica que llega al Ártico a través del estrecho de Bering, que pareció alcanzar un máximo en 2007, con descenso posterior. Lo iremos siguiendo.

Esta entrada fue publicada en Ártico, Deriva del hielo, Hielo multianual, NSIDC: actualizaciones mensuales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s