La banquisa ártica durante el Holoceno

En anteriores entradas nos hemos referido a la extensión de la banquisa ártica durante el siglo XX y durante el último milenio.

En esta ocasión, continuaremos retrocediendo en el tiempo para echar un vistazo a la evolución de la banquisa o hielo marino en el Ártico durante el Holoceno.

El Holoceno es el último y actual período interglacial del Cuaternario, y comprende aproximadamente los últimos 12.000 años, desde el final del último coletazo frío (Younger Dryas) de la última glaciación.

En la primera parte del Holoceno, en torno a unos 9000 años atrás, alcanza su máximo la insolación estival en el hemisferio norte y en el Ártico. Se trata de un aumento de insolación iniciado unos milenios antes y al que puede atribuirse el final de la última glaciación.

No obstante, es en el período central del Holoceno, entre 9000 y 5000 años atrás, cuando se alcanzan las temperaturas más altas de los últimos 12.000 años, tanto en el Ártico como, posiblemente, también en el conjunto del planeta. Este período suele denominarse Óptimo Climático del Holoceno, o también Hypsithermal.

En un reciente artículo científico (Jakobsson et al. 2010) se realiza un recorrido por los distintos registros paleoclimáticos disponibles para el Ártico, concluyendo que el conjunto de estos datos indican una banquisa ártica notablemente reducida durante la mayor parte de la primera mitad del Holoceno. Incluso sugieren la presencia de períodos con veranos libres de hielo en el Ártico Central (según muestran los sedimentos biológicos en la zona).

Estos veranos libres de hielo incluirían también la costa norte de Groenlandia, donde en la actualidad suele concentrarse el hielo de mayor edad y espesor (así lo indican algunas evidencias como la presencia de playas formadas en esta época en la costa norte groenlandesa, playas que sólo pueden formarse en condiciones de mar abierto en las que las olas y mareas golpeen la costa, mientras que en la actualidad la presencia constante de hielo marino imposibilita tal hecho).

Lo mismo sucedía en el archipiélago canadiense, con diversos períodos durante la primera mitad del Holoceno en los que las poblaciones de ballenas jorobadas del Pacífico y Atlántico podían mezclarse gracias a la ausencia del hielo marino en los estrechos canadienses.

Jakobsson resume algunos de estos datos paleoclimáticos en la siguiente gráfica:

En la parte inferior tenemos la temperatura durante los últimos 16.000 años según los testigos de hielo de Groenlandia, junto a la curva que muestra la insolación veraniega en los 65ºN. En la parte superior, siguiendo la misma escala temporal, se recogen algunos de los indicadores paleoclimáticos de la extensión de la banquisa disponibles para esta época en distintas partes del Ártico. El color azul oscuro y verdoso indicaría una presencia reducida de hielo, mientras que el azul claro indica una mayor presencia de banquisa.

Se observa como a partir de mediados del Holoceno, hace unos 5000 años, y respondiendo entre otros factores a la menor insolación estival, la banquisa ártica comienza de nuevo a avanzar y a ocupar el Océano Ártico de forma permanente.

Esta mayor presencia de hielo ha sido la tónica dominante durante la segunda mitad del Holoceno, con la excepción de algunos períodos más templados, como el Período Cálido Medieval, en los que el hielo marino del ártico volvió a retroceder, particularmente en algunas zonas como las inmediaciones de Groenlandia o el archipiélago canadiense.

En torno a mediados del siglo XIX, al final del período conocido como la Pequeña Edad de Hielo, la banquisa ártica alcanzó su mayor extensión desde el final de la glaciación, antes de comenzar un nuevo período de disminución que, con altibajos, llega hasta hoy, incluyendo el notable retroceso de la banquisa observado durante las dos últimas décadas.

Para más detalles sobre la evolución de la banquisa ártica durante el final del Holoceno, nos remitimos a las entradas dedicadas al siglo XX y al último milenio mencionadas al inicio.

Fuentes:

Jakobsson et al. 2010: : New insights on Arctic Quaternary climate variability from palaeo-records and numerical modelling [pdf]

Uriarte, Antón: El Holoceno (Cap. 11 de su “Historia del clima de la tierra” [link] )

Polyak et al. 2010: History of sea ice in the Arctic [pdf]

Esta entrada fue publicada en Artículos científicos, Ártico, Groenlandia, Reconstrucciones climáticas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La banquisa ártica durante el Holoceno

  1. Luis dijo:

    Muy interesante articulo, me surgen unas pregunta despues de leerlo,
    ¿el cambio climatico actual es una secuencia natural, talvez acelerada por el humano?
    si en mitad del holoceno casi no hubo banquisa y en esa epoca la influencia del humano sobre el clima de la tierra era practicamente nula, ¿podriamos afirmar que el cambio climatico es un ciclo natural de la tierra?

    Gracias y saludos.

  2. Hola Luis!
    Pues sí, creo que tienes razón en las cuestiones que planteas.

    Tal como dices, el clima de la tierra está en constante cambio. Y sí, esa falta de hielo en la primera mitad del Holoceno es de origen natural (aunque las condiciones, como la insolación estival, eran distintas a las actuales).

    Personalmente, pienso que una buena parte del calentamiento de las últimas décadas es también natural, aunque agudizado en cierta medida por la influencia antropogénica.

    Un saludo!

    • DANIEL dijo:

      ¿En qué medida influye en el clima la actividad humana? ¿lo suficiente como para que se justifiquen la cantidad de millones de euros que se destinan a la “lucha”?

      • Hola Daniel,

        Influir, influye, y probablemente de forma significativa. Ahora bien, cuantificar de forma exacta su influencia en lo observado hasta ahora o determinar con cierta precisión qué ocurrirá en el futuro es más complicado.

        Lo de en qué se deberían gastar los millones de euros ya es cosa de cada uno, yo en eso en este blog no entro.

        Un saludo

  3. Pingback: Historia de la plataforma de hielo Ward Hunt | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s