Banquisa ártica durante mayo 2011

Durante el mes de mayo, la extensión de la banquisa ártica ha continuado en valores relativamente bajos.
Podemos observarlo en la gráfica que muestra los datos de extensión según AMSR-E en el período 2003-2011 (a 2011 le corresponde la línea roja):

Se observa que la extensión actual de la banquisa ártica sería muy similar a las de 2010 y 2006 por estas fechas. Como diferencia, recordar que el año pasado la banquisa ártica comenzó mayo con la mayor extensión de los últimos años. Sin embargo, un rápido ritmo de deshielo diario propició que el mes acabara en los valores más bajos de la serie. En el presente 2011, la tasa de deshielo diario durante mayo ha sido inferior a la del año pasado, y más cercana a la media climatológica.

En la siguiente gráfica tenemos representada la extensión media mensual del hielo marino ártico en los meses de mayo del período 2003-2011, también según los datos de AMSR-E:

La extensión de mayo 2011 es, con 11.876.396 km2, la tercera más baja de la serie, superando sólo a 2004 y 2006. No obstante, el mes de mayo es uno de los momentos en los que la banquisa ártica presenta menores variaciones interanuales en su extensión media. Asimismo, la correlación entre la extensión media en mayo y en el siguiente septiembre es poco significativa (en junio es ya bastante mayor).

En el siguiente mapa, proveniente de los reanálisis NCEP/NCAR, tenemos la presión media a nivel del mar durante el recién finalizado mayo de 2011:

Se observa el predominio de altas presiones sobre el Ártico canadiense y Groenlandia, extendiéndose por casi toda la mitad occidental del Oceáno Ártico. Destacan también las bajas presiones en el mar de Bering y al sur de Islandia. Esto se puede expresar también como una Oscilación Ártica (AO) en un estado bastante neutro, es decir, con una diferencia de presión entre el Ártico y las latitudes medias relativamente próxima a la media climática.

En el siguiente mapa lo vemos reflejado en forma de desviaciones de la presión a nivel del mar respecto a la media del período 1968-1996:

Y, para concluir con los reanálisis, incluimos mapa representando las desviaciones en la temperatura del aire cerca de la superficie respecto a 1968-1996:

Se observa casi todo el Ártico con temperaturas por encima de la media, aunque también destacan las desviaciones negativas en la parte sur del Ártico canadiense y Groenlandia. No obstante, estas últimas son zonas donde la banquisa desaparece totalmente en verano, por lo que estas desviaciones negativas en mayo pueden retrasar el deshielo, pero no deberían influir en el valor final del mínimo del verano. A ese respecto, pese al predominio de las desviaciones positivas de temperatura, hay que mencionar que éstas han sido menores a las de mayo del año pasado, por lo que cabría pensar que el precondicionamiento negativo para la banquisa de cara al mínimo del verano haya sido menor este mes de mayo que el del año pasado.

Como hemos tratado en otras entradas, la cantidad de hielo multianual este año es bastante similar a la del año pasado, quizá con una edad media ligeramente mayor. Respecto al hielo de primer año, algunas mediciones apuntan a espesores algo inferiores a los del año pasado en zonas como el mar de Beaufort, aunque carecemos de datos sobre el resto de regiones.

Así las cosas, las configuraciones de circulación atmosférica dominantes durante el verano serán quienes decidan cuánto de intenso es el deshielo estival de este año. Recordemos que uno de los patrones que favorecen los mínimos bajos es el de Dipole Anomaly (altas presiones sobre el mar de Beaufort y el Océano Ártico al norte de Alaska y Canadá, y bajas sobre Siberia Oriental, intensificando el carril central de desalojo de hielo hacia el estrecho de Fram: la Deriva Transpolar. Y también el flujo de agua pacífica hacia el Ártico a través del estrecho de Bering, así como las advecciones de aire cálido desde el sur). Los veranos en los que mayor protagonismo ha tenido esta configuración de Dipole Anomaly han solido coincidir con aquellos en cuyo invierno previo se daban condiciones de Niño (ENSO+). Este año venimos de una Niña pasando a neutro, por lo que en principio cabría esperar que la Dipole Anomaly no fuese protagonista de este verano, lo que quizá podría permitir un mínimo superior al del año pasado.

En próximas fechas, los expertos participantes en el SEARCH-Sea Ice Outlook publicarán sus predicciones para el mínimo de este verano, seguramente dándonos nuevas pistas e informaciones que comentaremos por aquí.

Esta entrada fue publicada en Ártico y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s