2013: buen verano para la banquisa ártica

A finales de junio dábamos cuenta del lento inicio del deshielo de la banquisa ártica este verano, a causa de las favorables condiciones atmosféricas, con el predominio de bajas presiones sobre el Ártico, abundante nubosidad, temperaturas contenidas y poca exportación de hielo hacia fuera del Ártico a través del estrecho de Fram.

Durante el resto del verano las condiciones meteorológicas han continuado siendo bastante similares, excepto durante algunas semanas en julio, lo que ha permitido que la extensión de la banquisa se haya mantenido en cifras muy superiores a las del año pasado y a las de la mayoría de los últimos 5 años.

En esta gráfica proporcionada por el NSIDC vemos la extensión media mensual de la banquisa ártica en agosto entre 1979 y 2013:

Como observamos, la extensión de la banquisa ártica en agosto de 2013 es la más alta desde 2009, superando también a 2007 y 2008. En concreto, la extensión mensual de agosto 2013 se ha situado en 6.1 millones de km2, casi millón y medio de km2 por encima de la extensión del año pasado por estas fechas cuando, recordemos, la banquisa ártica retrocedía hasta su extensión más reducida desde el inicio de la serie de observaciones, batiendo ampliamente el anterior record mínimo que se remontaba al año 2007.

A continuación, el mapa del NSIDC con la extensión media mensual de la banquisa ártica en agosto 2013 comparada con la media del período 1981-2010 para dicho mes (línea rosa):

Se observa como, en general, la extensión se sitúa algo por debajo de la media 1981-2010, aunque sin alejarse demasiado de la misma. El mayor déficit de hielo se encontraría en la zona al norte de los mares de Barents y Kara, entre las Svalbard y Artichesky.

Ya nos hemos referido a las condiciones meteorológicas con predominio de bajas presiones sobre el Ártico como la causa principal de este buen verano para el hielo marino ártico. En particular, cabría destacar la importancia de estas condiciones favorables al inicio de la temporada de deshielo, en mayo y junio. Al retrasarse la aparición del deshielo superficial y la fragmentación de la banquisa, y al predominar los cielos cubiertos, se ha cancelado uno de los mecanismos de realimentación que favorecen el deshielo, como es el albedo: las zonas de agua abierta absorven con mayor eficacia los rayos del sol, calentándose y contribuyendo a deshelar la banquisa circundante. En 2013, las zonas de agua abierta han tardado en aparecer, sobre todo en zonas como el mar de Beaufort, y ha habido poca insolación disponible para que dichas zonas se calentasen.
Así, al llegar las condiciones desfavorables, como ocurrió durante algunas semanas de julio, la banquisa, incluida la de primer año, se encontraba en una situación de relativa fortaleza, que a mucho de este hielo marino le ha permitido resistir hasta el final del verano.

A continuación observamos la presión media a nivel del mar sobre el ártico desde el 1 de junio hasta el 1 de septiembre de 2013, según los reanálisis NCEP/NCAR:

Se observa el predominio de bajas presiones sobre el Ártico Central, Groenlandia y buena parte del Ártico canadiense.

Si observamos la presión media en dichos meses en 2007-2008 y 2010-2012, veremos que durante estos últimos veranos habían prevalecido las altas presiones sobre el Océano Ártico y Groenlandia, con cielos despejados, mucha insolación y una mayor deriva hacia el estrecho de Fram, por el que la banquisa es expulsada del Ártico:

En 2013, esta situación se ha traducido en las siguientes anomalías de temperatura del aire:

Observamos las desviaciones negativas asociadas a bajas temperaturas en el mar de Beaufort, archipiélago canadiense y Groenlandia. En el conjunto del Ártico marítimo, las anomalías cálidas no son demasiado destacables, sobre todo si las comparamos con lo habitual durante los últimos años.

En septiembre del año pasado, nos preguntábamos si 2012 supondría un nuevo salto hacia un escalón inferior, como ocurrió tras 2007, o si en los próximos años la banquisa podría retornar a las cifras de extensión del escalón 2008-2011. Ya tenemos la respuesta, y es que el mínimo de 2012 no ha causado el descenso permanente a un escalón inferior, sino que en 2013 hemos regresado al escalón 2008-2011.
A pesar de lo espectacular del mínimo del pasado verano, la cantidad de hielo multianual no era inferior a la de 2008. Durante el invierno, la exportación de hielo a través del estrecho de Fram no ha sido muy importante, lo que ha permitido a la mayor parte de ese hielo multianual permanecer recirculando en el interior del Ártico. Por otro lado, la acumulación de calor en la superficie oceánica al final del verano 2012 era relativamente pequeña si la comparábamos con 2007. Este hecho permitió que el inicio de la recongelación no se demorase en exceso, permitiendo al hielo de primer año alcanzar su espesor típico al final del invierno (entre 1.5 y 2 metros de grosor, para lo que son necesarios unos tres meses de crecimiento del hielo), a lo que también contribuyeron las temperaturas por debajo de la media hacia el final del invierno, especialmente en febrero.

Así, 2013 supone una clara recuperación respecto a 2012. No obstante, aún es pronto para hablar de un cambio de tendencia. Recordemos que la extensión de la banquisa este año va a continuar en valores relativamente bajos, a pesar de ser muy superior a la del año pasado. En cuanto al hielo multianual, su cantidad y edad media continúa siendo también relativamente reducida, lejos de los valores habituales antes de 2007, por lo que la banquisa sigue encontrándose en una situación de notable vulnerabilidad frente a las condiciones meteorológicas desfavorables. Recordemos también que tras el record mínimo de 2007, en 2009 la banquisa también experimentó una notable recuperación, alcanzando valores superiores a los de este año. Pero ello no fue obstáculo para que a partir de 2010 la extensión de la banquisa volviera a reducirse paulatinamente hasta el desplome del pasado verano 2012.
Por tanto, tras el verano de 2013 podríamos hablar de un inicio de recuperación de la banquisa ártica, pero pendiente de lo que suceda durante el próximo invierno y, sobre todo, en el verano 2014.
En las próximas semanas volveremos a hablar de la banquisa ártica y continuaremos haciendo balance de lo que ha supuesto para ella el verano 2013.

Esta entrada fue publicada en Ártico, Mínimos de verano, NSIDC: actualizaciones mensuales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a 2013: buen verano para la banquisa ártica

  1. Magnifico trabajo y muy buenas noticias para los que amamos el ártico. Un abrazo.

  2. amazingsnow dijo:

    Excelente diablo, la variabilidad atmosférica ártica, como marca pauta!, espectacular. Análisis totalmente profesional y riguroso, sin sesgos. Saludos amigo!

  3. amazingsnow dijo:

    En cuanto a área, muy suavizado el descenso esta temporada, en breve tendría que repuntar.

  4. Pues sí, puede que ya se esté produciendo ese repunte.
    Datos de área según Cryosphere Today:
    07-sep 3.591.816
    08-sep 3.571.672 (¿mínimo?)
    09-sep 3.575.070
    10-sep 3.580.409
    http://arctic.atmos.uiuc.edu/cryosphere/timeseries.anom.1979-2008

    La extensión en los datos del NSIDC también está ya repuntando débilmente:
    2013, 09, 07, 5.201.240
    2013, 09, 08, 5.118.710
    2013, 09, 09, 5.079.390 (¿mínimo?)
    2013, 09, 10, 5.116.570
    ftp://sidads.colorado.edu/DATASETS/NOAA/G02135/north/daily/data/NH_seaice_extent_nrt.csv

  5. En algunas de las capturas de la webcam del Healy se observa fino hielo nuevo recién formado:

  6. Pues finalmente parece que ya tenemos mínimo diario de extensión, y que este correspondería al día 12 de septiembre tanto en los datos de JAXA como en los del NSIDC, con 5.000.313 km2 y 5.071.460 km2 respectivamente.

  7. De momento dejo esta gráfica aquí, creo que mañana o en los próximos días le dedicaré una entrada:

    Arctic sea ice volume icesat cryosat

    Habrá otra entrada para anunciar el mínimo de este año y ofrecer algún otro dato.

  8. Pingback: La banquisa ártica alcanza su mínimo de 2013 | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

  9. Pingback: Shell VS Ártico | El Técnico Ambiental

  10. ¡Hola! Haces un trabajo increíble, tu blog es una pasada, ¡enhorabuena! Con tu permiso he usado el enlace de esta entrada tuya para la última publicación de mi blog, espero que no te moleste, te dejo el enlace: http://eltecnicoambiental.wordpress.com/2013/09/21/shell-vs-artico/
    Un saludo. Te sigo😉

  11. Pingback: Banquisa ártica a mediados de octubre 2013 | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

  12. Pingback: 2014: segundo buen verano consecutivo para la banquisa ártica | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s