Agua atlántica hacia el Ártico: datos hasta 2013

Hace dos años dedicaba una entrada al flujo de agua atlántica hacia el Ártico.

Veíamos entonces los datos de temperatura y salinidad del agua atlántica de la Corriente Occidental de Spitsbergen (West Spitsbergen Current, WSC) actualizados hasta el verano de 2011. En esta presentación de Walczowski y Beszczynska del Congreso de ASOF II (Arctic Subarctic Ocean Fluxes) celebrado en Helsinki el pasado mes de noviembre, podemos encontrar datos de estas mediciones actualizados hasta el verano de 2013.

En esta imagen procedente de la citada presentación tenemos las gráficas mostrando la temperatura, salinidad, contenido de calor y espesor de la columna de agua atlántica en la Corriente Occidental de Spitsbergen entre los años 2000 y 2013. Los datos se presentan divididos en mitad norte (azul), mitad sur (rojo) y total (negro):

Se observa el pico máximo de temperatura alcanzado en 2006 y el enfriamiento ocurrido desde entonces. Curiosamente, la salinidad no ha disminuido en la misma medida, observándose un máximo en 2011, aunque en los dos últimos años sí que ha tendido a bajar.
En cuanto al contenido de calor, tras un mínimo en 2010 se mantiene estable desde 2011, a pesar del descenso de temperatura y salinidad en los últimos dos años, lo que se explicaría por un aumento en el espesor y volumen total de la columna de agua atlántica que se dirige hacia el Ártico por la Corriente Occidental de Spitsbergen.

En esta otra imagen tenemos la temperatura y salinidad en un punto concreto de la WSC, a 76ºN, pero con una serie de observaciones algo más larga, iniciada en 1996:

En líneas generales, coincide con lo que veíamos en la primera gráfica. Al ampliar la serie hasta 1996 se observa más claramente la diferencia entre una salinidad que aumenta, y una temperatura más bien estable a pesar de los picos de 1999 y 2006.

Los autores de la presentación destacan algunas ideas como la alta variabilidad de las propiedades del flujo de agua atlántica, o la correlación existente entre temperatura y salinidad que se ha visto rota en los últimos años:

Las variaciones en el flujo superficial de agua atlántica se relacionan claramente con la variabilidad de la cubierta de hielo en zonas fronterizas como el mar de Barents.

Pero la ruta del agua atlántica no acaba aquí. Al norte de las Svalbard y del mar de Barents, el agua atlántica continúa viajando hacia el interior del Ártico pero no ya en la superficie sino que, a causa de su mayor salinidad y densidad, lo hará ya a media profundidad, por debajo de la capa de agua superficial ártica, más fría y “dulce”, de la que queda aislada por una haloclina, es decir, por un brusco cambio de densidad entre las dos capas. Así, en el interior del Océano Ártico el agua atlántica conforma la capa denominada como “Agua Atlántica Intermedia” (Intermediate Atlantic Water), que se sitúa a partir de unos 200 metros de profundidad.

Sin embargo, no está claro si en el interior del Ártico el agua atlántica intermedia es también capaz de transmitir parte de su calor hacia la superficie, afectando a la banquisa y calentándola “desde abajo”. Algunos autores apuntan a que mediante ciertos mecanismos algo del calor transportado por el agua atlántica podría estar alcanzando la superficie y contribuyendo a la disminución de la banquisa en el Ártico.

El pulso cálido de 2006 ya deberia estar abandonando el Ártico. Tras un flujo más relajado entre 2007 y 2010, desde 2011 un nuevo pulso importante de agua atlántica se adentra en el Ártico. ¿Cuál será su efecto, si es que lo tiene, sobre la banquisa del interior del Océano Ártico y los mares siberianos? ¿Su menor temperatura y salinidad contribuirán a un efecto menor? ¿Afectará el mayor espesor de su columna y volumen total? Preguntas todavía sin respuesta. De momento, toca seguir observando tanto el flujo de agua atlántica como la banquisa.

Esta entrada fue publicada en Agua atlántica, Artículos científicos, Ártico y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Agua atlántica hacia el Ártico: datos hasta 2013

  1. NevenA dijo:

    I saw your comment mentioning this, Diablo. Thanks a lot for turning it into a blog post. What I wouldn’t give for 2014 data to be included as well. Maybe I should e-mail Beszczynska, and just ask her. But they probably need time to analyse the data, and perhaps they only have the data after they recover the moorings? Or are data transmitted on a continual basis?

    Just like with melt ponds, it would be really helpful if this kind of data was released on a near-real time basis.

    • Hi Neven, thanks to you for your comment.
      I guess that they´ll get the data after recover the moorings, but I´m not sure… you should e-mail to the authors 😉
      I agree that the melt pond data in a near real time basis would be really interesting as well.

  2. NevenA dijo:

    Thanks for the update, Diablo.

    What I wouldn’t give for 2014 data to be included as well.

    What I wouldn’t give for 2015 data to be included as well.😉

  3. Pingback: Agua atlántica hacia el Ártico: datos hasta 2014 | Banquisa en el Ártico: el blog del hielo marino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s