Banquisa ártica a principios de agosto 2014

En estos días de principios de agosto, la extensión y área de la banquisa ártica se mueven en torno a los mejores valores de los últimos años para estas fechas (aunque muy por debajo de lo habitual en décadas pasadas).

Podemos verlo en estas gráficas de la NASA. En la primera, tenemos la extensión y área de la banquisa ártica en 2014 (línea negra) hasta el 3 de agosto, comparada con los dos años más bajos (2007 y 2012) y la media de décadas anteriores (1979-1988, 1989-1998, 1999-2008). Vemos como 2014 se mueve por debajo de la media de las décadas anteriores (cada una inferior a la anterior) pero por encima de los dos peores años:

Esta segunda gráfica es similar, pero concentrándose en los años que van desde 2007 a 2014. Observamos como 2014 se encuentra entre los más altos para la fecha(sobre todo en área):

¿Cuáles son las causas de esta situación relativamente buena?

Por un lado, tenemos unas condiciones meteorológicas bastante favorables durante lo que llevamos de estación de deshielo, con un inicio más bien lento del mismo.

No ha habido configuraciones atmosféricas especialmente persistentes, aunque en general las altas presiones han predominado sobre el Ártico. No obstante, lo han hecho sin una disposición meridiana y sin grandes gradientes báricos, lo que en buena medida ha evitado la llegada de advecciones cálidas desde el sur. Esto se refleja en el mapa de anomalías de temperatura del aire cerca de la superficie entre el 1 de junio y el 3 de agosto (reanálisis NCEP/NCAR):

Temperaturas por debajo de la media 1981-2010 en el mar de Kara, al norte de las Svalbard y Groenlandia, y también entre los mares de Chukchi y Beaufort. En buena parte del Ártico Central las temperaturas han sido también ligeramente inferiores a la media, o muy cercanas a ésta.

Por el contrario, aparecen anomalías positivas en zonas periféricas como Hudson ó Baffin y, ya en el Oceáno Ártico, también en el mar de Laptev.

Al mismo tiempo, las condiciones de circulación atmosférica durante lo que llevamos de verano han limitado la expulsión de hielo fuera del Ártico a través del estrecho de Fram.

La segunda causa de las condiciones relativamente buenas en las que se encuentra la banquisa hay que buscarla en las condiciones de partida. El Ártico iniciaba la temporada de deshielo con los mejores niveles de hielo multianual y grosor medio de los últimos años (lo veíamos en entradas anteriores, como por ejemplo esta).

Aquí tenemos la animación con la deriva del hielo clasificado según su edad desde el mínimo del pasado septiembre hasta finales del recién finalizado mes de julio de 2014:

(fuente de los mapas: ftp://ccar.colorado.edu/pub/tschudi/iceage/gifs/ )

A pesar de algunos momentos con apreciable exportación por el estrecho de Fram, en el cómputo global dicha exportación no ha sido excesiva y en general ha predominado la recirculación del hielo multianual en el interior del Ártico.

No obstante, en los últimos días las condiciones meteorológicas están siendo más desfavorables, con la subida de una dorsal y la llegada de aire cálido al sector pacífico-siberiano. Estas condiciones parecen según los modelos mantenerse en los próximos días y extenderse hacia el Ártico Central, con la presencia de altas presiones en disposición favorable para la llegada de aire cálido desde el sur, y para una cierta reactivación de la Deriva Transpolar. Así las cosas, en próximas fechas no sería de extrañar una acusada retirada de la banquisa sobre todo en los mares de Siberia Oriental, Laptev, Chukchi y zonas contiguas.

Aún queda algo más de un mes para que acabe la temporada de deshielo y, a pesar de que pronto el sol comenzará a estar sensiblemente más bajo en el Ártico, si durante este tiempo las condiciones meteorológicas y de deriva del hielo son desfavorables, aún podríamos ver un notable descenso en la extensión de la banquisa ártica que nos acercase a mínimos como los de 2011 ó 2007 (acercarse al récord mínimo de 2012 parece ya altamente improbable).

Por el contrario, si las condiciones meteorológicas se mantienen en valores normales o algo favorables, probablemente tengamos una extensión mínima más alta, parecida a las de 2013 ó 2009.

Al margen de la extensión mínima concreta, cuánto hielo multianual sobreviva al final del verano será un factor clave para comprobar si la recuperación iniciada el año pasado puede mantenerse o no.

Como siempre, el tiempo y el Ártico aclararán estas cuestiones.

Esta entrada fue publicada en Ártico, Deriva del hielo, Hielo multianual, NSIDC: actualizaciones mensuales y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Banquisa ártica a principios de agosto 2014

  1. NevenA dijo:

    Excellent description of what happened, and might still happen, DB! But somehow I don’t think 2014 can come even close to 2007/2011.

  2. Hi Neven! Thanks for your comment.
    I think the most likely is a minimum near 2013 or 2009; but, as you often say, “nothing in the Arctic is a dead certainty” 😉 We must wait and see…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s