Extensión media mensual de la banquisa ártica en febrero 2016

La extensión media mensual de la banquisa ártica en el mes de febrero de 2016 se ha situado según los datos del NSIDC en 14.22 millones de km2. Al igual que sucedió en enero, esta cifra supone el  valor más bajo de toda la serie de observaciones 1979-2016 para dicho mes, superando por unos 200.000 km2 el anterior record mínimo establecido en 2005, y situándose algo más de 1 millón de km2 por debajo de la media 1981-2010. Podemos observarlo en esta gráfica mostrando la evolución en la extensión de la banquisa ártica en el mes de febrero entre 1979 y 2016:

Figure3_0301

A continuación observamos el mapa comparando la extensión media mensual de la banquisa ártica en febrero 2016 (en blanco) comparada con la media 1981-2010 (línea rosa) para dicho mes:

Figure1

Al igual que en los últimos meses, el mayor déficit de hielo se localiza en el mar de Barents y al norte de las Svalbard. Los mares de Bering y Groenlandia también están por debajo de la media. La única zona donde la extensión es ligeramente superior a la media es el mar de Okhotsk y la contigua península de Kamchatka.

El siguiente mapa muestra las anomalías de temperatura del aire cerca de la superficie durante febrero 2016 respecto a la media 1981-2010 para dicho mes, según los reanálisis NCEP/NCAR:

compday.qy7uHAtIt3

Todo el Ártico con temperaturas claramente por encima de la media. Las únicas excepciones, en dos de los mares más meridionales y periféricos: Okhotsk y Hudson.

A continuación, presión media a nivel del mar durante febrero 2016:

slp2

Aunque a primera vista pueda parecer una configuración típica, no lo es tanto, hay algunas diferencias que tienen cierta importancia. Lo mismo pero en forma de anomalías respecto a la media 1981-2010:

compday.UItvE4pjq5

Para apreciar de otra forma qué suponen estas anomalías, en la siguiente animación vemos el cambio entre la presión media a nivel del mar en febrero 2016 y la media 1981-2010 para dicho mes (cuidado porque la escala de colores cambia algo, pero sirve para tener una visión general de los cambios):

slpLas altas presiones habituales en el sector pacífico del Océano Ártico se han intensificado y desplazado hacia el norte, al igual que la baja de las Aleutianas, lo que ha favorecido la llegada de aire templado desde el sur hacia el sector pacífico del Océano Ártico (aunque también ha propiciado advecciones frías sobre Okhotsk y Kamchatka). A su vez, las altas presiones sobre el Ártico Central han generado un fuerte carril de vientos que ha causado una intensa deriva y fracturación del hielo en el mar de Beaufort.

Las potentes altas presiones del Ártico central han llegado a unirse con un anticiclón groenlandés también algo más extenso de lo habitual. En conjunto, esta configuración también es más favorable que la media para el bombeo de aire templado desde el sur hacia el Ártico Central.

El nido de bajas presiones entre el sur de Groenlandia e Islandia se observa desplazado hacia el este, mientras que el núcleo secundario en el mar de Noruega es más profundo de lo habitual y está desplazado hacia Escandinavia. Esto ha permitido la llegada de aire templado hacia los mares de Barents, Kara y las Svalbard, y  originado un carril de vientos del sur que ha tendido a empujar la banquisa hacia el norte y favorecer la llegada de agua templada atlántica desde el sur.

Todo esto se ha producido en un contexto en el que la temperatura global está marcando records máximos, empujada hacia arriba por El Niño en el Pacífico Ecuatorial, por lo que, a una configuración que favorece las advecciones de aire templado hacia el Ártico, se ha añadido mucha disponibilidad de dicho aire templado, o de un aire algo más templado de lo habitual.

Mientras que el aumento en la extensión de la banquisa durante la mayor parte de febrero ha sido muy lento, en la última semana el ritmo ha crecido bastante, gracias sobre todo al mar de Okhotsk, aunque también gracias a una disposición algo menos desfavorable que en las semanas anteriores para los mares del sector Atlántico y el de Bering. Así pues, el máximo de extensión de la banquisa ártica se producirá en algún momento de marzo.

De cara al verano, hay que tener en cuenta que estás temperaturas por encima de la media en el Ártico durante todo el invierno, podrían dar como resultado un hielo de primer año algo menos grueso de lo habitual en algunas zonas. Iremos viendo qué sucede durante los próximos meses.

Esta entrada fue publicada en Ártico, NSIDC: actualizaciones mensuales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s