Banquisa ártica a finales de agosto 2016

A 24 de agosto de 2016, la extensión de la banquisa ártica según los datos del NSIDC se sitúa en 5.01 millones de km2. Esto supone el cuarto valor más bajo para esta fecha, superando ligeramente a 2007 y 2011 y ampliamente a 2012, el año del record mínimo.

Lo vemos en esta gráfica del NSIDC, en la que la línea roja corresponde a 2016. La línea gruesa negra nos muestra la media del período 1981-2010, pudiendo observarse que la extensión actual está casi 2 millones de km2 por debajo de dicha media:

chartDurante agosto ha continuado el predominio de bajas presiones sobre el Océano Ártico, tal como se observa en este mapa procedente de los reanálisis NCEP/NCAR, en el que se muestra la presión media a nivel del mar entre el 1 y el 23 de agosto de 2016:

compday.lrxEbSnTcL_fun1Este patrón ha favorecido temperaturas del aire cercanas a la media en el Ártico Central, tal como se observa en el mapa mostrando las anomalías de temperatura del aire cerca de la superficie durante lo que vamos de agosto:

compday.CGn4_JdjCb_evx4No obstante, el predominio de vientos ciclónicos sobre el Ártico Central también ha favorecido la fracturación y dispersión del hielo. Usando la métrica de área, 2016 cae algo más abajo en el ranking que si consideramos la extensión, lo que es debido a una baja concentración. Las zonas de baja concentración se sitúan no sólo en el brazo de hielo que se alarga hacia el mar de Chukchi y la isla de Wrangel, sino también en el propio Ártico Central. Lo observamos en el mapa de concentración de la Universidad de Bremen y en el último mosaico MODIS del Servicio Canadiense:

Arctic_AMSR2_nic_oas6

20160822000000_modiscom-f_0009028753-e1472162161114

En los próximos días se esperan condiciones desfavorables de circulación atmosférica con una configuración tipo “Dipole Anomaly” que puede favorecer la compactación del hielo, reduciendo aún más su extensión. Va acompañada de una advección cálida por la zona de la isla de Wrangel, por lo que esta configuración supondrá un reto para la banquisa y especialmente para la lengua de hielo que se extiende desde el pack central hasta la isla de Wrangel.

En cuanto a los Pasos, la variante sur del Paso del Noroeste se encuentra abierta desde hace un par de semanas, mientras la variante norte permanece cerrada. El Paso del Noreste, por su parte, se encuentra en estas fechas de finales de agosto a punto de abrirse, lo que supone una fecha relativamente tardía en el contexto de los últimos años.

Aún toca esperar algunas semanas para ver dónde se sitúa finalmente el mínimo de este año, aunque, salvo enorme sorpresa, parece ya descartado que pueda peligrar el record mínimo de 2012, y la disputa sería por las siguientes plazas del ranking con 2007, 2011 y 2015.

A pesar de las malas condiciones de partida provocadas por unas configuraciones muy desfavorables desde enero a mayo, que causaron que la banquisa se situara entonces claramente en los valores más bajos para esas fechas, a partir de junio los patrones de circulación atmosférica han sido más benignos para la banquisa, lo que ha evitado que el record de 2012 se viera en peligro.

 

Esta entrada fue publicada en Ártico, Mínimos de verano y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s