Banquisa ártica a principios de febrero 2018

A 7 de febrero de 2018 la extensión de la banquisa ártica es la más baja para esta fecha de toda la serie de observaciones por satélite 1979-2018. Podemos verlo en esta gráfica que muestra los datos de extensión proporcionados por JAXA (2018 línea roja):

En el siguiente mapa proporcionado por el NSIDC se observa la extensión media mensual de la banquisa ártica en enero de 2018 (en blanco) comparada con la extensión media mensual en enero durante el período 1981-2010 (línea rosa):

A pesar de que en octubre y noviembre el ritmo de aumento de extensión de la banquisa  fue algo más rápido que el año pasado, durante los últimos dos meses se ha ralentizado causando que, durante lo que llevamos de 2018, la extensión se haya situado durante la mayor parte del tiempo como la más baja de la serie, en disputa con el año pasado.

Hace un año el mayor déficit de hielo se encontraba en la zona de las Svalbard, mares de Barents y Kara. Ello era debido a las frecuentes irrupciones de aire templado desde el sur a través de los mares de Barents y Kara hacia el Ártico Central. Aunque este invierno también se han producido algunas de esas irrupciones cálidas, no han sido tan frecuentes ni intensas como en los dos inviernos anteriores. De forma más callada, sin embargo, un persistente flujo de aire templado ha estado dirigiéndose a esta zona, que continúa este año con una extensión de la banquisa notablemente por debajo de la media climática.

No obstante, la zona que más ha destacado de forma negativa en lo que llevamos de invierno es la opuesta: el sector Pacífico. La congelación del mar de Chukchi y del norte del mar de Bering ha sido la más lenta y tardía de toda la serie de observaciones por satélite 1979-2018. Ahora mismo, la extensión del hielo marino en el mar de Bering sigue muy por debajo de la media para estas fechas.

En el siguiente mapa procedente de los reanálisis NCEP/NCAR se muestra la presión media a nivel del mar entre el 1 de noviembre de 2017 y el 6 de febrero de 2018:

Y lo mismo pero en forma de anomalías respecto a la media 1981-2010:

En el entorno del estrecho de Bering, la baja de las Aleutianas ha estado más débil y errática de lo habitual, y con frecuencia las altas presiones se han adueñado de la zona, sobre todo desde finales de diciembre. Como consecuencia, en los mares de Chukchi y Bering, al norte y sur del estrecho, el flujo de vientos ha tenido en muchos momentos un mayor componente meridional de lo habitual, arrastrando aire cálido hacia la zona.

En el sector opuesto, las bajas instaladas en el mar de Noruega y las altas presiones sobre el Ártico Central también han propiciado la llegada de aire templado hacia Barents y las Svalbard.

Una de las consecuencias de todo esto la veíamos en la primera gráfica: extensión de la banquisa muy baja para la fecha, con el borde del hielo mucho más al norte de lo habitual en los mares de Barents y Bering, sobre todo. Otra de las consecuencias, la vemos en el siguiente mapa que muestra las anomalías de temperatura del aire cerca de la superficie durante el mismo período 1 de noviembre – 6 de febrero:

Temperaturas muy por encima de la media en todo el Océano Ártico, y también en casi todo el Ártico marítimo, exceptuando el entorno de Islandia y la Bahía de Hudson.  Destacan las fuertes anomalías positivas en la zona de las Svalbard y en el mar de Chukchi.

Cambiando de parámetro, en el siguiente mapa, proporcionado por el CPOM, se presenta el grosor actual de la banquisa ártica según las observaciones del satélite CRYOSAT-2:

El hielo es aceptablemente grueso al norte del Archipiélago Canadiense y Groenlandia, así como en zonas del Ártico Central.  Grosores, en cambio, que parecen bastante escasos en los mares de Beaufort ó Chukchi.

En conjunto, la situación sería bastante similar a la de hace un año por estas fechas, tal como podemos observar en la siguiente gráfica, que recoge el volumen del hielo marino ártico en enero entre 2011 y 2018 según los datos del satélite Cryosat-2 proporcionados por AWI:

Tras tocar fondo en enero de 2013, el volumen invernal de la banquisa ártica se habría mantenido bastante estable durante el último lustro.

Aún quedan varios meses de invierno, y el máximo en extensión podría darse en algún momento entre la actualidad y finales de marzo. En cuanto al grosor, en el Océano Ártico el hielo puede seguir formándose y ganando grosor hasta finales de abril o principios de mayo. Aunque la situación actual no es muy halagüeña, con la banquisa en mínimos para la fecha, aún hay que esperar algunos meses antes de poder hacer un balance definitivo del invierno y de las perspectivas de cara al verano y al mínimo anual.

 

Anuncios
Publicado en Ártico, Espesor del hielo | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Extensión, grosor y volumen de la banquisa ártica en octubre 2017

La extensión media mensual de la banquisa ártica en el mes de octubre de 2017 se ha situado según los datos del NSIDC en 6.71 millones de km2, lo que supone el quinto valor más bajo para un mes de octubre en la serie de observaciones por satélite 1979-2017, superando tan sólo a 2007, 2011, 2012 y al pasado 2016. Podemos observarlo en la siguiente gráfica:

A continuación, el mapa comparando la extensión de la banquisa ártica en octubre 2017 (en blanco) con la media 1981-2010 para dicho mes (línea naranja):

Se observa que, al igual que en los últimos meses del verano, el mayor déficit de hielo se sitúa en el sector Pacífico, en los mares de Beaufort, Chukchi y Siberia Oriental, aunque en el sector Atlántico (Barents, Kara) el hielo también se encuentra claramente por debajo de la media climática. En la zona de Baffin, por contra, está avanzando con normalidad.

En la siguiente gráfica podemos observar la evolución de la extensión de la banquisa ártica en los últimos meses de 2017 (línea roja) comparada con algunos de los últimos años y con la extensión media de cada década, desde los 80 hasta la actual:

Se observa que el avance de la banquisa en 2017 se está produciendo de forma muy similar a la media de los últimos años, aunque claramente por debajo de las medias de décadas anteriores. También cabe mencionar el, de momento, contraste con el pasado 2016, cuando las frecuentes advecciones cálidas hacia el Ártico provocaban grandes parones en la congelación y arrastraban la banquisa a los valores más bajos de la serie para estas fechas.

Además de la extensión, otro parámetro importante para valorar el estado del hielo marino es el grosor del mismo, así como el volumen total de la banquisa ártica. Tras la pausa estival, se han reanudado las observaciones del grosor de la banquisa por parte del satélite Cryosat-2. Este mapa proporcionado por el CPOM muestra el grosor del hielo en octubre 2017, según los datos de Cryosat-2:

Podemos compararlo con los meses de octubre de 2015 y 2016 (pinchar en la imagen para verla a mayor tamaño):

Parece claramente mejor que en 2015, y relativamente similar al pasado 2016.

Los datos de Cryosat-2 no sólo son proporcionados por el CPOM, sino también por AWI. Además, el modelo PIOMAS trata también de modelizar el grosor y volumen de la banquisa ártica. En la siguiente gráfica, proporcionada por el equipo de PIOMAS, podemos observar con más precisión la evolución en el volumen de la banquisa ártica en octubre entre 2011 y 2017 según las observaciones de Cryosat-2 (en este caso las de AWI) y según el modelo PIOMAS:

Las evoluciones son razonablemente coincidentes, aunque haya algunas discrepancias (por ejemplo, para Cryosat el mínimo es en 2011, y para PIOMAS en 2012; para Cryosat el máximo es en 2013, y para PIOMAS en 2014, etc.). En todo caso, coinciden en que el volumen actual sería algo mayor que el de hace un año, y se movería en el rango habitual de las últimas temporadas.

En la siguiente gráfica he tratado de ampliar perspectiva incorporando los datos de Icesat (como en otra entrada hace un par de años, tomados de Kwok & Cunningham 2015), satélite que realizó observaciones del grosor de la banquisa entre 2003 y 2007. Así, tenemos en granate las observaciones 2003-2007 de Icesat, continuadas en rojo por Cryosat en 2011-2017:

Lo mismo, pero junto a los datos modelizados por PIOMAS, en azul:

Tras el brusco descenso de 2007, el volumen otoñal de la banquisa ártica habría tocado fondo en torno a 2011-2012 y, desde entonces, se habría recuperado ligeramente manteniéndose relativamente estable estos últimos años.

Seguiremos observando la evolución de la banquisa en los próximos meses.

 

Publicado en Ártico, Espesor del hielo, NSIDC: actualizaciones mensuales, Satélites, Volumen hielo ártico | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

Paso del Noroeste en 2017

El Paso del Noroeste es una posible ruta marina que bordearía Norteamérica por el norte, sorteando las islas del archipiélago canadiense. Se compone de varias vías alternativas; la de mayor calado, a través del estrecho de Parry, es también la más septentrional.

La fuente más precisa sobre el estado del hielo marino en el Paso del Noroeste es el Servicio Canadiense. A continuación podemos ver el último mapa del Servicio Canadiense (18 de septiembre de 2017) mostrando la extensión y concentración de la banquisa en el Archipiélago Canadiense y norte de Alaska:

Se puede observar que la variante sur del Paso se encuentra abierta, entendiendo “abierta” como poder transitarla sin tener que atravesar ninguna zona con hielo a una concentración superior al 60%. De hecho, en estos momentos es posible cruzar la variante sur del Paso atravesando sólo zonas por debajo del 30% de concentración de hielo.

La variante norte del Paso, en cambio, se encuentra bloqueada por hielo a elevada concentración, lo que hace imposible transitarla sin rompehielos.

La apertura de la variante sur se ha producido casi todos los últimos años, mientras que en décadas anteriores era algo que sólo sucedía de vez en cuando, tal como nos sugiere esta gráfica mostrando la extensión mínima anual del hielo en la variante sur del Paso del Noroeste entre 1968 y 2017 :

En cuanto a la variante norte, que este año ha permanecido cerrada, la siguiente gráfica mostrando su extensión mínima anual de hielo entre 1968 y 2017 nos indica que dicha variante se ha abierto en varios de los últimos años, pero en ninguno de las primeras décadas de la serie. (Para ver con más detalle los años anteriores, visitar Paso del Noroeste en 2015 y años anteriores) :

Esta es una imagen actual de la webcam de la O-Buoy-14, situada en el estrecho de M’Clintock, a medio camino entre las rutas principales sur y norte del Paso del Noroeste (aunque sin formar parte de las mismas), donde aún observamos algunas zonas de agua abierta entre la banquisa, aunque ya con hielo formándose en las mismas:

Recordaremos que esta webcam sobre la banquisa llegó al Paso del Noroeste el año pasado, procedente del mar de Beaufort. Tras permanecer inmóvil durante los meses invernales, en los que todo el Archipiélago Canadiense queda soldado por hielo fijo uniendo las distintas islas, este verano ha derivado desde el canal de Parry hasta el de M’Clintock, tal como se observa en la siguiente imagen mostrando su ruta:

Recordar también que las imágenes de esta webcam, y de otras muchas del Ártico, pueden seguirse en la sección de webcams del blog.

En cuanto al Paso del Noreste, tal como se ha convertido en habitual durante la última década, se abrió en agosto y permanece así actualmente, tal como observamos en el siguiente mapa (fuente):

Publicado en Ártico, Deriva del hielo, North Pole Webcam, Paso del Noreste, Paso del Noroeste | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Mínimo 2017 de la banquisa ártica

Según los datos proporcionados por JAXA, la banquisa ártica alcanzó su extensión mínima del verano 2017 el pasado 9 de septiembre, con 4.472.225 km2. Esto supone el sexto mínimo más bajo de la serie de observaciones por satélite 1979-2017, superando sólo a 2016, 2015, 2012, 2011 y 2007.  Es un mínimo normal en el contexto de la última década, y algo más de un millón de km2 por encima del récord mínimo de 2012, pero está claramente por debajo de lo habitual hace 20 ó 30 años, cuando los mínimos rondaban los 7 millones de km2.

Podemos observar la evolución de la extensión de la banquisa ártica según los datos de JAXA durante el verano 2017 (línea roja) comparada con algunos de los últimos años y con las medias de las décadas anteriores (80, 90 y 2000):

Según los datos proporcionados por el NSIDC, el mínimo se habría producido el día 13 de septiembre con 4.640.000 km2, situándose en este caso como el octavo más bajo de la serie de observaciones por delante de 2016, 2015, 2012, 2011, 2010, 2008 y 2007. Al mismo tiempo, el mínimo de 2017 se sitúa en torno a 1.500.000 km2 por debajo de la media 1981-2010. En el siguiente mapa proporcionado por el NSIDC podemos observar la extensión de la banquisa ártica el día 13 de septiembre de 2017 (en blanco) comparada con la media 1981-2010 para la misma fecha (línea naranja):

Se observa como el hielo se ha quedado por debajo de la media climática en todas las regiones. Destaca la falta de hielo en el sector Pacífico, en los mares de Beaufort y Chukchi, así como también en el mar de Groenlandia.

La falta de hielo en el sector Pacífico se relaciona con la escasez de hielo multianual al principio de la temporada y con haber sufrido las condiciones meteorológicas más desfavorables durante este verano que, sin embargo en conjunto, ha sido relativamente benigno en el Océano Ártico, gracias al predominio de bajas presiones sobre el mismo.

En cuanto al mar de Groenlandia, la falta de hielo se explica por un patrón de circulación atmosférica y deriva del hielo que ha impedido durante buena parte del verano la exportación de hielo desde el Océano Ártico hacia el mar de Groenlandia a través del estrecho de Fram. Esto tiene también su lado positivo, al suponer una mayor retención de hielo viejo dentro del Océano Ártico.

Para finalizar, mosaico MODIS del Ártico proporcionado por el Servicio Canadiense:

Publicado en Ártico, Mínimos de verano, NSIDC: actualizaciones mensuales | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario