Nuevo record máximo de la banquisa antártica, septiembre 2014

En estos días de mediados de septiembre de 2014, la banquisa antártica está alcanzando su máxima extensión desde el inicio de las observaciones por satélite en 1979, batiendo el anterior record establecido el pasado año 2013.

En concreto, según los datos del NSIDC, a 15 de septiembre de 2014 la extensión de la banquisa antártica se situaría en 19.813.000 km2, acercándose a la barrera de los 20 millones de km2, hasta ahora nunca superada desde el inicio de las observaciones.

El nuevo record máximo es confirmado por otras fuentes, como la NASA. Lo podemos ver en estas gráficas, donde observamos además como durante casi todo 2014 (línea negra) la extensión y área de la banquisa antártica se han movido claramente por encima de la media:

Vemos también como el record se produce tanto en extensión como en área. Según la NASA, la extensión ya superaría los 20 millones de km2. Lo mismo según los datos de satélite AMSR2 servidos por la Universidad de Bremen, a quienes 2014 (línea roja) casi se les sale literalmente de la gráfica:

En este mapa procedente de la NASA observamos la extensión de la banquisa antártica a 14 de septiembre de 2014, comparándola con su valor más bajo para la misma fecha (1986, línea roja) mientras que el valor máximo (línea amarilla) corresponde al propio 2014. La diferencia entre ambos valores extremos sería de unos 2.5 millones de km2. :

Señalar que el patrón regional de distribución de hielo este año es similar al del año pasado, con la banquisa algo por debajo de la media en el mar de Bellinghausen, al oeste de la Península Antártica, pero por encima de la media en prácticamente todas las demás zonas. Lo vemos también en este mapa del NSIDC comparando la extensión de la banquisa antártica el 15 de septiembre de 2014 con la media del período 1981-2010 para dicho día:

Los dos últimos años, 2013 y 2014, están marcando sin duda los máximos de la serie de observaciones por satélite iniciada en 1979. Sin embargo, podemos relativizar un poco este dato. Desde 1973 hasta 1977 también contamos con observaciones de los satélites ESMR y, aunque no son totalmente homologables a las posteriores, nos sirven para hacernos una idea. Los dos primeros años de la serie ESMR, 1973 y 1974, presentan máximos invernales bastante similares a los de 2013 y 2014, rozando los 20 millones de km2 (ver Cavalieri et al. 2003, 30-Year satellite record reveals contrasting Arctic and Antarctic decadal sea ice variability).

Como indicaba el año pasado, no están claras las causas de este aumento de la extensión de la banquisa antártica en los últimos años. Probablemente se trate de oscilaciones naturales ligadas a la disposición dominante de los centros de acción atmosférica, o a ciclos oceánicos. En todo caso, estas oscilaciones y ciclos atmosféricos y oceánicos estarían favoreciendo en los últimos años un enfriamiento de la superficie del Oceáno Antártico, y un aumento en la extensión de la banquisa o hielo marino que cubre la misma. También habrá que ver si este aumento se consolida, o si en los próximos años vuelve a rebotar hacia abajo.

Publicado en Antartida | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Localizan uno de los barcos de la expedición perdida de Franklin en el Paso del Noroeste

Durante esta semana, las autoridades canadienses han anunciado el descubrimiento de uno de los dos buques de la mítica expedición perdida de Franklin en busca del Paso del Noroeste. De momento, no se ha podido determinar de cuál de los dos buques se trataría, si del Erebus o del Terror.

Los investigadores presentaron esta imagen de sonar que aseguran corresponde a uno de los buques de la expedición de Franklin:

En este mapa se puede ver la posición en la que se ha localizado el barco hundido, junto a las zonas donde se había buscado en años anteriores:

Así pues, parece que se culmina con éxito la búsqueda que los investigadores canadienses llevan realizando en sucesivas campañas desde 2008, con el empleo de los más sofisticados y actuales medios de rastreo submarino, sónares y sumergibles teledirigidos y autónomos.

Probablemente este hallazgo proporcionará nuevas pistas y detalles sobre el destino final de la malograda expedición de Franklin.

En mayo de 1845 el Erebus y el Terror, con una tripulación de 128 hombres liderada por John Franklin, partieron desde Inglaterra a la búsqueda del Paso del Noroeste. El 28 de julio son vistos por última vez por un barco ballenero, en el mar de Baffin, a la espera de que se despeje de hielo el estrecho de Lancaster para poder internarse en él.

Por lo averiguado en las expediciones de rescate organizadas durante los siguientes diez años, así como en las investigaciones arqueológicas más actuales, podemos reconstruir los pasos de la expedición de Franklin:

Tras internarse en el estrecho de Lancaster (entre las islas de Baffin y Devon) durante el mes de agosto circunnavegan la isla Cornwallis (1), descartando la presencia de un mar libre de hielo que conduzca al Polo Norte.

Durante los primeros días de septiembre, ante la llegada de la recongelación otoñal, se disponen para la invernada en el hielo, estableciéndose en una ensenada de la isla Beechey, junto a la isla Devon.

Diez meses más tarde, en julio de 1846, el hielo se rompe a su alrededor, por lo que ambos buques reanudan la marcha. Se dirigen hacia el sur por el estrecho de Peel, sorteando hielo a la deriva. Finalmente, divisan al fondo la Isla del Rey Guillermo. Aquí, se pueden tomar dos caminos para rodearla: al oeste, o al este. Franklin decide continuar hacia el oeste, por dónde si no.

Sin embargo, probablemente esta fuera una decisión errónea… (unos 50 años más tarde, Amundsen viraría hacia el este)

En este mapa del Servicio Canadiense podemos ver la concentración media de la banquisa en el Archipiélago Canadiense a 10 de septiembre (período 1981-2010):

Se observa como el este de la Isla del Rey Guillermo (abajo a la derecha) queda prácticamente libre de banquisa. Por el contrario, su presencia es mayor en el lado oeste, más expuesto a la llegada de hielo a la deriva desde el noroeste.

El Erebus y el Terror tratan de avanzar sorteando y abriéndose paso entre la banquisa. Sin embargo, el 12 de septiembre de 1846 el hielo termina por atraparlos, al noroeste de la Isla del Rey Guillermo. La banquisa ya no los soltará.

Al siguiente verano, la banquisa no se abre a su alrededor. Continúan atrapados. Finalmente, en abril de 1848, con Franklin y otros miembros de la tripulación ya fallecidos, los supervivientes abandonan los barcos y se dirigen a pie sobre la banquisa hacia el sur, tratando de llegar hasta la costa norte de Canadá. Sin embargo, finalmente ninguno de ellos sobrevivirá.

O, quién sabe, quizá sí, y tal como se ha sugerido en la literatura de ficción alguno de ellos lograra continuar con vida uniéndose a los inuit…

Mapas de la zona (pinchar para verlos a mayor tamaño):

Fuentes y más información:
http://www.bbc.com/news/world-us-canada-29131757
http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2014/09/140909_ultnot_reino_unido_encuentran_legendario_barco_.shtml
http://lalineadelhorizonte.com/blog/descubierto-el-paradero-de-la-expedicion-franklin/
http://www.canadiangeographic.ca/franklin-expedition/realities-myths-of-artcic-sea-ice-article.asp
http://www.ovejaselectricas.es/2007/10/la-tragica-expedicion-de-franklin.html
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2003EO400003/pdf
http://es.wikipedia.org/wiki/Expedici%C3%B3n_perdida_de_Franklin
http://www.ec.gc.ca/glaces-ice/default.asp?lang=En&n=7E34FF80-1

Publicado en Ártico, Historias en el hielo, Paso del Noroeste | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

2014: segundo buen verano consecutivo para la banquisa ártica

Después de 2013, en 2014 tenemos un segundo buen verano consecutivo para la banquisa ártica.

En esta gráfica proporcionada por el NSIDC vemos la extensión media mensual de la banquisa ártica en agosto entre 1979 y 2014:

Con una extensión media mensual de 6.22 millones de km2, agosto de 2014 se sitúa como el séptimo valor más bajo de la serie, pero a la vez como uno de los mejores de los últimos años, superando a 2007, 08, 10, 11, 12 y 13. (En área le ha ido aún un poco mejor, y con 3.99 millones de km2 se sitúa el octavo, superando también a 2009).

Y aquí tenemos el mapa comparando la extensión media mensual de agosto 2014 con la media 1981-2010 para dicho mes (línea rosa):

El mayor déficit de hielo, en el mar de Laptev. También algo por debajo de la media en Beaufort, Chukchi, Siberia Oriental y Groenlandia. Algo por encima en el mar de Barents, junto a las Svalbard.

Veamos también el mapa de anomalias de concentración en agosto 2014 (azul, menos concentración que la media; rojo, mayor concentración de hielo que la media):

Se repiten las zonas negativas y positivas mencionadas, pero hay que señalar también la concentración por encima de la media en buena parte del Ártico Central y en el Archipiélago Canadiense, donde el Paso del Noroeste se ha mantenido cerrado este verano, presentando la mayor área de hielo en su interior desde hace diez años.

Esta ha sido la presión media a nivel del mar en agosto 2014 según los reanálisis NCEP/NCAR:

Como veíamos en la anterior entrada al analizar la primera quincena del mes, se observan las altas presiones sobre el sector americano del Océano Ártico y sobre Groenlandia, combinadas con bajas presiones sobre el mar de Kara y el sector siberiano. Esta configuración de cierto estilo “Dipole Anomaly” favorece la Deriva Transpolar y la llegada de aire cálido hacia los mares de Chukchi y Siberia Oriental, donde se han concentrado algunas de las mayores pérdidas de banquisa durante el mes de agosto. La Deriva Transpolar no ha estado tan dirigida como es habitual hacia el estrecho de Fram (entre las Svalbard y Groenlandia) sino más bien hacia el mar de Barents, donde la llegada de hielo desde el Ártico Central ha propiciado una presencia de banquisa en esta zona muy poco habitual en los últimos años.

Estas serían las anomalías de temperatura del aire cerca de la superficie durante el mes de agosto de 2014:

Destacan las temperaturas por encima de la media en los mares de Laptev, Siberia Oriental y Chukchi. En cambio, temperaturas algo por debajo de la media en los mares de Barents y Kara.

En el conjunto del verano, desde el 1 de junio al 31 de agosto, estas han sido las anomalías de temperatura:

De nuevo podemos observar las temperaturas por encima de la media en los mares de Laptev, Siberia Oriental y Chukchi. Y por debajo en Barents y Kara, a los que se suman también Beaufort y la zona al norte del estrecho de Fram.

En anteriores entradas ya he ido comentando las causas de este relativamente buen comportamiento de la banquisa ártica en el verano 2014: unas condiciones meteorológicas y de deriva relativamente favorables para la banquisa del Océano Ártico, sobre todo al inicio de la temporada de deshielo, y unas mejores condiciones de partida comparando con los últimos años en cuanto a hielo multianual y grosor medio.

Durante agosto, una considerable cantidad de hielo multianual situado en el mar de Beaufort ha terminado deshaciéndose. No obstante, a la espera de datos más exactos, parece que el verano de 2014 va a terminar con una mayor extensión y edad media de hielo multianual que el pasado verano de 2013, que ya supuso una apreciable recuperación respecto a años anteriores.

Así pues, este segundo buen verano consecutivo para la banquisa ártica permite continuar el inicio de recuperación emprendido desde el año pasado. No obstante, aún es pronto para hablar de cambio de tendencia, o para dar por consolidada esta recuperación. Para volver a valores previos al desastroso 2007, aún sería necesaria al menos una tercera buena temporada consecutiva para la banquisa ártica: poca exportación de hielo multianual durante el invierno 2014/2015, y un buen verano 2015.

Pero eso aún queda lejos. De momento, toca observar el mínimo anual de la extensión de la banquisa, que se producirá dentro de algunos días, e ir haciendo un balance más definitivo de la temporada de deshielo 2014.

Publicado en Ártico, Mínimos de verano, NSIDC: actualizaciones mensuales, Paso del Noroeste | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Banquisa ártica a mediados de agosto 2014

Durante lo que llevamos de agosto, las condiciones meteorológicas y de circulación atmosférica en el Ártico han sido algo más desfavorables para la banquisa que en los anteriores meses del verano. No obstante, hasta el momento la banquisa ha soportado relativamente bien estas circunstancias, y su extensión y área se mantienen a mediados de agosto entre las más altas de los últimos años. Esto se debe a las condiciones de partida relativamente buenas, logradas gracias a la meteorología favorable de los meses anteriores y a la presencia de una mayor cantidad de hielo multianual respecto a lo habitual en los últimos años.

Podemos ver la situación de la banquisa en estas gráficas de la NASA. En la primera, tenemos la extensión y área de la banquisa ártica en 2014 (línea negra) hasta el 17 de agosto, comparada con los dos años más bajos (2007 y 2012) y la media de décadas anteriores (1979-1988, 1989-1998, 1999-2008):

Esta segunda gráfica es similar, pero concentrándose en los años que van desde 2007 a 2014. Observamos como 2014 se encuentra entre los más altos para la fecha(sobre todo en área):

El hecho de que el área se encuentre en una mejor posición que la extensión nos indica que la concentración media este año es mayor que en los anteriores, es decir, el hielo se encuentra más compactado, con menos zonas de agua abierta intercaladas en su interior. Esta tendencia a que el área se encuentre en mejor posición que la extensión se ha venido observando durante todo el verano 2014, aunque durante los últimos días de agosto se ha acentuado. Iremos viendo porqué.

Aquí tenemos la presión media a nivel del mar entre el 1 y el 9 de agosto según los reanálisis NCEP/NCAR. Se observan las altas presiones sobre el sector americano del Océano Ártico y sobre Groenlandia, combinadas con bajas presiones sobre el mar de Kara y el sector siberiano:

Esta configuración, de estilo “Dipole Anomaly” favorece la Deriva Transpolar y la llegada de aire cálido hacia los mares de Chukchi y Siberia Oriental, donde en estas primeras semanas de agosto se concentraron las mayores reducciones en la extensión y área de la banquisa.

Entre el 10 y el 18 de agosto las condiciones han sido parecidas, pero con algunas diferencias de cierta relevancia. Aquí tenemos el mapa con la presión media a nivel del mar en el período citado:

Se fortalecen las altas presiones sobre todo el sector pacífico del Océano Ártico, adoptando una disposición menos meridiana,  que reduce la llegada de aire cálido hacia los mares de Chukchi y Siberia Oriental. No obstante, continúa favoreciéndose la deriva del hielo, empujado hacia el sector atlántico, lo que durante estos días se traduce en una compactación de la banquisa, principalmente en la zona de Chukchi y Siberia Oriental. Así, durante estos días la extensión desciende a un ritmo más o menos constante, mientras que el área se mantiene casi estable (a lo que también ha podido ayudar algo cierta recongelación de piscinas de deshielo superficial).

Lo vemos también en esta comparativa entre los mapas del 9 y el 17 de agosto de la Universidad de Bremen que muestran como durante la última semana el hielo se ha compactado, ocupando en conjunto una menor extensión, pero aumentando su concentración al ir apilándose témpanos antes más dispersos: se han reducido los colores verdes y amarillos, y aumenta el morado que indica concentraciones entre el 90 y 100%:

Y este sería el mapa más reciente de la Universidad de Bremen, para el 20 de agosto:

A estas alturas de la estación de deshielo, salvo sorpresa mayúscula parece claro que el mínimo de este verano se va a mover en valores próximos a los de 2013 ó 2009: es decir, entre los mejores de los últimos años. Así, sería el segundo buen verano consecutivo para la banquisa ártica. Muy importante será también comprobar la extensión y edad media del hielo multianual superviviente al final del verano. Todo apunta a que estará en valores algo mejores a los del año pasado, que ya supusieron una recuperación significativa respecto a los años anteriores. De esta forma, de momento podría continuar adelante la recuperación iniciada el pasado 2013, aunque aún no sería suficiente para regresar a la situación previa a 2007. Para ello, seguramente fuera necesaria una tercera buena temporada consecutiva…

No obstante, de momento lo primero es seguir observando qué sucede durante las aproximadamente tres semanas que le quedan a la estación de deshielo de 2014 antes de llegar a su fin.

Publicado en Ártico, Mínimos de verano | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario